La Hacienda

∞ HISTORIA

Pimán es una de las haciendas más antiguas del país. Su parcelación y entrega a los dueños tuvo lugar en la década de 1680, cuando apenas comenzaba a distribuirse la tierra en Ecuador por parte de las autoridades coloniales españolas en el Nuevo Mundo. Su estilo arquitectónico se acerca más al de las casas de campo del sur de Colombia y Venezuela que a las del Ecuador. Cuenta con un patio exterior que circunda los muros de la casa. Ello tal vez se deba a la altitud a la que se encuentra de 2 000 metros (6 561 pies) sobre el nivel del mar, que la hace demasiado baja para una casa andina; también debido a la carencia de lluvias propia del valle, que le confiere su propio microclima, dentro del cual recibe menos precipitaciones que otras áreas vecinas. Desde su fundación en el siglo xvii, la hacienda ha pertenecido a la familia Zaldumbide. En ella los descendientes de Don Juan Zaldumbide Ibargoitia cultivaron la tierra y desarrollaron una granja de burros que creció hasta convertirse en la más importante de la Sierra norte de Ecuador. Varios Zaldumbides fueron a la guerra contra Napoleón en España en el siglo xix, mientras que otros se dedicaron a la literatura, como es el caso del famoso poeta ecuatoriano Julio Zaldumbide, de inicios del siglo xx. Soldados o poetas, todos amaban su hogar en los Andes, y contribuyeron a su embellecimiento con el paso de los años. Luego del gran terremoto que sacudiera la región en el siglo xix, invitaron a un paisajista y arquitecto francés para que rediseñara los jardines y reconstruyera la casa. Actualmente, la casa no es más que el reflejo de su propia historia. En algunas de sus áreas aun se conservan las construcciones realizadas durante su fundación, mientras que otras, como es el caso de la capilla y la biblioteca, corresponden al siglo xix. Las especies de árboles de Brasil que hay en el jardín y los aleros pintados, son de mediados del siglo xx. La casa y sus cinco hectáreas de tierra pertenecen actualmente a la familia de Guillermo Zaldumbide S., quien también ha desarrollado otros negocios turísticos en el país, entre los que se encuentran Sacha Lodge y Casa Aliso.

En cada rincón de la Hacienda Pimán se respira historia, pues se trata de una antigua mansión colonial y republicana que ha sido cuidadosamente restaurada por sus propietarios durante los últimos años. Actualmente se encuentra lista para recibir a huéspedes que valoren los placeres simples de la vida y que disfruten del ambiente histórico de la casa, de sus piezas artísticas, sus antigüedades, su patrimonio literario, sus cálidos rincones, así como también de sus bellos jardines, su capilla, su piscina, su sauna, pero sobre todo del servicio personalizado que ofrecemos.